La mejor época de pesca de las anchoas es la primavera, meses de abril a junio, es cuando los peces se acercan a las costas del Cantábrico. Vienen a alimentarse después de haber desobado. En esta época, las anchoas no llevan mucho de grasa y esto es mejor para el proceso de salazón. Si las anchoas llevan demasiada grasa, el proceso de salazón se verá alterado y las anchoas se pondrán rancias enseguida.

El proceso de preparación y salazón es totalmente natural y artesanal y está basado en técnicas tradicionales, el origen se remonta además de 100 años atrás. El mismo día de la captura, una vez descabezadas y evisceradas, se clasifican por tamaño y se colocan en capas separadas por sal y se dejan madurar en barriles durante un mínimo de 6 meses hasta conseguir su maduración óptima. Este proceso otorga a las anchoas su sabor tan característico e intenso. Igual que en el vino, los quesos y el jamón, el tiempo de maduración en bodega es uno de los factores clave para conseguir un gran aroma, sabor intenso y la textura carnosa de la anchoa.

Disponemos de los siguientes formatos:

10 kg – 11 peces : 28-29 capas por 11 anchoas por capa: entre 308 y 319 anchoas.

5 kg – 11 peces: 12-13 capas por 11 anchoas por capa: entre 132 y 143 anchoas.

5 kg – 14 peces : 12-14 capas por 14 anchoas por capa : entre 168 y 196 anchoas.