El caviar del Mediterráneo, sabor a mar puro, profundo, intenso, y una textura tierna.

La maruca es un pez de mar que habita en aguas profundas y de roca. Su carne es muy apreciada por ser delicada y jugosa y sus huevos por su suavidad y sabor. Las huevas de Maruca son ideales como aperitivo, al ser en salazón, lo normal es tomarlas en finas rodajas solas o con un poco de aceite de oliva. A veces también pueden para enriquecer ensaladas o pastas.

La hueva de mújol es conocida como el caviar del Mediterráneo y muy valorada por tener un intenso sabor a mar, incluso más que la mojama IGP. Tan sólo se elabora con sal marina. Proviene de los huevos de las hembras de la lisa (mújol)  y después de su extracción, se procede a salar y secar. El proceso de secado es mixto al igual que en cualquier otro salazón, donde se fusionan aire natural y artificial para conseguir un acabado irresistible. En el extranjero, sobre todo en Italia, es conocida como bottarga, y es ideal para potenciar el sabor de los platos de pasta, ensaladas, pizzas … convirtiéndolos en una auténtica maravilla para el paladar.

Salazones Herpac, es una empresa familiar nacida hace más de 30 años, situada en un entorno privilegiado, junto a la almadraba en la localidad de Barbate provincia de Cádiz. Especialistas en mojama, atún rojo, sardinas y caballa, la clave de la calidad es que se elabora el producto en fresco, recién pescado, aportando al producto unas cualidades organolépticas excepcionales. Utilizan la almadraba como arte de pesca sostenible.