El salmón ahumado de Ahumados Domínguez es la mejor manera de expresar la armonía entre una materia prima excelente y “el aromatizado” Domínguez. Los salmones de Ahumados Domínguez se seleccionan minuciosamente en función de las diferentes épocas del año y la correspondiente temperatura del agua.

Siempre tienen que cumplir un peso mínimo de 3 kg y tienen que haber crecido lentamente en su habita natural, durante 14 meses. El secreto de sus productos reside en el delicado proceso de fumado de Domínguez, totalmente manual y de 5 días de duración, que se guarda como se hace con las mejores obras de arte.

El salmón Domínguez es el producto adecuado para aquellos que siempre buscan el más exclusivo de la alta gastronomía. En estas fiestas hace lucir cualquier mesa , es muy versátil a la hora de prepararlo.