Queso de leche cruda de vacas alimentadas con pasto fresco, sin aditivos. De cotna firme, pasta de consistencia suave y mantecosa, sabor aromático que se siente más fuerte a medida que madura. Se corta con la girola formando las “rosetas”, así una mayor cantidad de oxígeno entra en contacto con el queso y se intensifica su sabor. No contiene gluten ni lactosa.

Elaborado en los distritos de Frenches Montages, Moutier y Courtelary en Suiza.
Fue inventado y producido inicialmente hace más de ocho siglos por los monjes de la abadía de Bellelay, ubicados en la comunidad de Saicourt, distrito de Moutier, en la zona montañosa del Jura de Berna, el área de habla francesa del Cantó de Berna.