El tartar de salmón ahumado es un plato estrella en cualquier mesa. Picadito, ligero y crudo. Y es que el salmón ahumado no requiere muchos adornos para brillar. Esta versión es sencilla, con pocos ingredientes, por lo que asegúrate de contar con ingredientes frescos y de calidad como el SALMÓN AHUMADO DOMINGUEZ.

Puedes servirlo sobre una base de pan tostado para facilitar su manipulación, pero este tartar de salmón ahumado también queda espectacular servido en mini tartaletas de hojaldre o simplemente en una cucharilla de cóctel.